prueba3
RSSRSS
Enlace uno
Enlace dos

HISTORIA DEL SNOOKER



El Snooker es el juego más profesional practicado sobre una mesa de billar. El Reino Unido, Irlanda y Australia son los paises donde más se juega a esta modalidad del billar. El juego proviene del billar inglés, una modalidad olvidada que se jugaba con tres bolas en una mesa igual a las actuales.

En 1875, un grupo de oficiales británicos destacados en la India, aburridos del billar inglés, deciden inventar un nuevo tipo de juego, introduciendo en el juego además de la bola negra una bola roja y todas las bolas de pool. Luego deciden inventar marcas especiales para colocar las bolas añadidas. Una vez dictadas las nuevas reglas, que básicamente consisten en asignar puntos a las bolas y embocar alternativamente una roja y una de otro color, comienzan a jugar. Un participante, mientras jugaba en la primera partida de la historia de este juego, al observar que un adversario suyo había cubierto una bola amparándola con los bolos, se lo recriminó con la famosa frase: "Eres un maldito snooker". En aquella época ser llamado snooker era muy despreciativo. En efecto, se había acuñado este sobrenombre para los cadetes, que eran tenidos en ínfima consideración. Acababa de nacer el nombre del nuevo juego, el snooker.

Más tarde el juego se populariza en Inglaterra, a pesar del obstaculo que supone el billar inglés, en el que se concentra toda la actividad de los profesionales. El primer campeonato oficial para aficionados, celebrado en 1921, no es tenido en cuenta por los profesionales amaters, quienes lo consideran sólo un pasatiempo para los momentos de aburrimiento. Más tarde, un joven profesional, Joe Davis, adivina las posibilidades espectaculares del snooker y decide entrenarse en este juego durante meses enteros, perfeccionando sus estrategias. En poco tiempo el snooker sube a los más altos puestos.

En 1927, por fin, se organiza el primer campeonato mundial de profesionales en el que, como esperar, vence Joe Davis. El rey del snooker sigue imbatido hasta que, en 1946, decide retirarse. Entre 1950 y 1970 el snooker experimenta un descenso de interés por parte del público, pero vuelve en 1969, cuando la serie televisiva «Pot black» muestra el desafío lanzado por un grupo de snookeristas a los más experimentados campeones de la vieja guardia. Y es precisamente un joven quien supera a los más afianzados campeones, John Spencer, auténtica revelación. El público sigue con pasión sus proezas billarísticas y su elegancia de juego. En pocos años el snooker se convirtió en una cita fija para millones de telespectadores. Muy pronto, atraídos por la fama y el dinero, muchos jóvenes se dedicaron a este juego con éxito. De estas nuevas generaciones salieron Steve Davis, Tony Meo y Jimmy White, autñenticos supercampeones de snooker.